1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://jardin.about.com/od/Creaunjardin/a/Mejora-El-Frente-De-Tu-Casa.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

Comenta en el foro

Mejora el frente de tu casa

Cambia la apariencia de tu casa y dale un giro 360º a tu vida

Por

Mejora el frente de tu casa

Casa de Juan C. y Marcelo

Andrés Fortuño

En la mayoría de los vecindarios siempre encontramos una casa que parece no pertenecer a la cuadra. Sus jardines meten miedo, la pintura en las paredes se ve opaca y mareada por el sol, las plantas parecen estar ahí desde la época de los dinosaurios y las malas hierbas ya salen entre las grietas de las aceras. Hasta el cartero tiene miedo de que al dejar una carta le salga una araña peluda detrás de la maleza.

De seguro todos hemos visto muchas de estas casas y hemos hecho algún comentario no muy amigable. ¿Pero qué tal cuando la casa en cuestión es la nuestra?. Hay personas que están tan involucradas en su diario vivir que no se dan cuenta de que es su casa la que se ha convertido en la mirilla del barrio y la cochambre en persona. Aquella hermosa casa que tanta ilusión una vez les dio cuando por primera vez la habitaron, es hoy la nota discordante del vecindario.

Muchas personas ni recuerdan cómo llevaron la casa y sus jardines a este crítico estado. Pero bueno, al final, eso ya no importa. Lo verdaderamente importante es reconocerlo y tomar acción de inmediato. Con poco dinero y una dosis de motivación puedes cambiar no sólo el aspecto de tu casa y sus jardines, pero también darle un giro 360º al resto de tu vida.

¿Por donde comenzamos?

¡Pues por el principio! Estoy seguro de que llegas a tu casa y ya no te fijas por donde entraste. La próxima vez hazte un favor, antes de entrar a la casa párate unos minutos al frente y mira a tu alrededor. Sé que te darán ganas de salir corriendo y volver al estado de negación en que te encontrabas, pero sé valiente. Agarra un papel y lápiz y ve anotando todas las cosas que hace falta hacer. Posiblemente la lista sea larga, pero no te desanimes pues no lo harás todo de un sólo viaje.

De lo grande a lo chiquito

Hay personas que para sentirse bien agarran dos latas que había tiradas en el suelo, arrancan una hierbita y le pasan un pañito a los números de la casa. Entonces se van para adentro como si hubieran cumplido su misión. ¡Error de los errores!. Si quieres que haya un cambio real empieza cambiando cosas sustanciales. Algo que cuando lo veas terminado te motive a seguir cambiando el resto. Escoge un proyecto para el día. Por ejemplo: “Primero recogeré toda la basura”, “Mañana arrancaré todas las malas hierbas”. “Pasado mañana pintaré las paredes del frente”.

De lo drástico a los detallitos

No comiences comprando un nuevo farolito para el frente o unas sillitas bonitas para el balcón. Invierte tu tiempo y dinero en lo que hace falta. Si lo que se ve en tu jardín son malas hierbas, latas de soda vacías, aceras llenas de hollín y mugre, para qué quieres poner sillitas nuevas, cambiar los muebles de sitio o peor, alumbrarlo con un farolito.

Comienza por hacer cambios drásticos que no te cuestan un centavo, sólo un poco de esfuerzo. Arranca todas las malas hierbas, elimina y poda plantas recrecidas o sin forma, pásale un manguerazo a las aceras y ventanas, o pinta las paredes del frente y los muros del jardín.

Cambios que hacen la diferencia

De seguro te bañas primero o al menos te lavas la cara antes de estrenar ropa nueva o aplicarte el maquillaje. Pues esto es básicamente lo mismo. Una vez tengas el frente de la casa limpio y libre de estorbos, es hora de comenzar los proyectos cosméticos y de embellecimiento. Si hiciste bien la tarea de recogido y limpieza, de seguro ya se nota una gran diferencia. Ahora te puedes dedicar a la parte más divertida.

Pintura

No hay forma más fácil de darle un lavado al frente de nuestras casas que con una pinturita. No tienes que comprar la más cara ni poner colores chillones para que se note la diferencia. Es un trabajo relativamente económico y fácil. Y lo mejor que lo puedes hacer tu mismo(a) o invitar a los criticones del vecindario a que te den una mano.

Puedes pintar el piso de las entradas, aceras y cualquier objeto que esté descolorido. También pintar las rejas y verjas para darle un “look” más limpio.

Césped, pasto o grama

En vez de invertir el presupuesto en tres plantas que tal vez ni se noten. Invierte en arreglar, mejorar o cambiar el césped. El césped en un área grande y hace una gran diferencia en el frente de una casa. Según pase el tiempo puedes ir comprando plantas para ir rellenando, poco a poco y a tu tiempo, pero ya con una buena base.

Bordes, números, luces y acción

Una vez ya tengas la base, incluyendo el recogido de basura, limpieza con manguera trapo y escoba, quitar las malas hierbas, podar arbustos y renovar la pintura, es hora de colgarle los aretes y cerrar con broche de oro.

Ahora puedes comenzar con los detallitos. Cambia los números de la casa por unos de cerámica o píntalos en alguna piedra con una plantilla. Agrega ese farolito que tanto le tenías ganas. Siembra plantas perenes o anuales en los bordes de los caminos, o cambia las sillitas y la mesita del balcón.

Yo creo que en algún momento de nuestras vidas a todos nos ha sucedido. Estamos viviendo tiempos en que los corre corres del diario vivir nos hacen olvidar la importancia que tienen nuestros hogares. Sobre todo, y recíprocamente, se nos olvida la influencia que tiene el aspecto de los mismos en nuestro diario vivir. Así que no le des más vueltas, que tu casa es tu castillo, y para sentirte como un rey o una reina necesitas un palacio en mejores condiciones.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.