1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://jardin.about.com/od/elreinovegetal/a/Una-Manzana-Al-D-Ia.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

Comenta en el foro

Una manzana al día...

Conoce todo sobre la siembra de los árboles de manzana

Por

Una manzana al día...

La variedad en tipos de manzana es enorme

Andrés Fortuño

Dicen que peor que morder una manzana y encontrarse un gusano, es morderla y encontrar sólo la mitad. Nada más de pensarlo se me revuelca el estómago. Aunque por el lado positivo, muchos aseguran que estos animales pueden proveer una buena porción de proteína a nuestra dieta diaria. Sea como sea, no creo que a nadie le agrade encontrarse un gusano en la comida.

Pero bueno, aquí no vinimos a hablar de los gusanos fruteros, que al final son sólo larvas que pueden aparecer en cualquier fruta fresca. Hoy hablaremos de los magníficos árboles de manzana, su cultivo y sus magníficas frutas.

Estoy seguro de que si hacemos una pequeña encuesta y preguntamos de donde proviene la manzana, muchas personas asegurarían que es oriunda de Norte América. Y es fácil pensar esto, ya que históricamente es de los lugares en el mundo donde más publicidad se le ha dado a esta deliciosa fruta. Sin embargo, no es de ahí de donde proviene.

Historia del manzano

La historia del manzano es un poco más compleja de lo que pensamos. Según los historiadores, los primeros árboles de manzana se encontraron en el Asia Central. Y aunque estos primeros árboles producían fruta, esta era muy diferente a la que hoy día conseguimos en los mercados. La manzana era entonces una fruta pequeña, agria y aún sin gran potencial para el comercio.

No fue hasta la era romana, cuando los agricultores de la época se dieron la tarea de experimentar con diversos injertos y experimentos, logrando crear algunas variedades mucho más grandes, dulces y apetecibles. Y bueno, poco a poco el cultivo del manzano se fue regando por toda Europa hasta llegar a América a través de los conquistadores.

Sencilla pero compleja la siembra del manzano

El árbol de manzana se puede crecer desde la semilla. Inclusive no es tan complicado lograr que estas germinen. La parte más complicada viene luego de que el árbol está en pleno desarrollo.

Aunque más económico, no sé cuan buena sea la idea de sembrar un manzano desde la semilla (a menos que sean semillas exclusivas para cultivo). Ya que la mayoría de las semillas en las manzanas que compramos comercialmente, provienen de árboles que han sido manipulados a través de injertos y porta injertos.

Entonces los árboles que generan estas semillas, no tendrán las mismas propiedades y características de sus árboles originales. Sino que darán frutos tal vez más pequeños, agrios y en algunos casos nada apetecibles.

Escoge tu árbol de manzana

Lo ideal es comprar un arbolito ya establecido, de al menos cuatro a seis pies de altura. Es importante que le revises las hojas y el tronco para asegurarte de que esté totalmente saludable.

La mayoría de los árboles que puedes encontrar en los viveros son buenas especies para cultivo, ya que han sido creados a través de porta injertos. Esta técnica ayuda a que estos árboles sean más resistentes a ciertas plagas y se adapten mejor a ciertos tipos de terreno. Inclusive dependiendo de la raíz utilizada en este tipo de injerto, será el tamaño al cual llegará el árbol cuando madure.

Así que antes de comprar tu árbol de manzana, procura averiguar no sólo el tipo de manzana que produce, pero el tamaño al que puede crecer. Ya que puedes escoger entre una especie de crecimiento enano, semi-enano o de crecimiento regular.

Las zonas preferidas

Aunque el árbol de manzana necesita buen sol todo el día para poder producir sus frutos, también necesita pasar por una época de descanso (durmiente) durante la época de invierno. Dependiendo de la especie que escojas, unos van a necesitar inviernos más fríos que otros, pero todos necesitan ser sembrados en lugares donde existan inviernos reales. Más o menos entre las zonas 3 y 8 de acuerdo al mapa de zonas climáticas en Norte América.

También necesitan crecer en áreas despejadas y bien aireadas, pero sobre todo donde reciban pleno sol. Se debe evitar sembrarlos en áreas oscuras o llanos que se mantengan fríos por más tiempo del debido. Una vez llega la primavera es importante que el árbol de manzana comience a recibir los rayos del sol tan pronto sea posible.

Terreno y fertilizantes

Como a la mayoría de los árboles frutales, al manzano le gustan los terrenos algo húmedos pero con muy buen drenaje, nunca encharcados. A la hora de sembrarlos es bueno asegurarse de que las raíces estén bien hidratadas, sobre todo en lo que agarra terreno.

En casos de terrenos poco fértiles o demasiado ácidos, procura arreglar el sustrato antes de sembrar tu árbol. Esto hará una gran diferencia en su desarrollo. Las mejoras de terreno se deben hacer a una profundidad de al menos 12 pulgadas en el área donde irás a sembrarlo.

Los árboles de manzana se deben fertilizar una vez al año. Utiliza un fertilizante para la especie específica de manzana que hayas escogido. Por lo regular los manzanos gustan de fertilizantes bien balanceados. Procura que contenga las mismas proporciones de nitrógeno, fósforo y potasio, o sea un 10-10-10.

Polinización

Otro detalle importante pero que complica un poco las cosas, es la polinización de los manzanos, ya que necesitan ser polinizados por un árbol de manzana de diferente tipo. En otras palabras, la polinización no puede ser a través de su mismo polen o la de otro árbol del mismo tipo.

Entonces, lo ideal es sembrarle al lado (con al menos ocho o diez pies de distancia) otro árbol de manzana de diferente tipo. De esta forma estarás promoviendo la polinización cruzada para una buena producción de frutos.

Aunque suene obvio, también tienes que asegurarte de que ambos tipos de manzano produzcan el polen en la misma época. De nada te serviría que uno suelte el polen en verano y el otro produzca sus flores en otoño. Por lo general las flores y frutos de todos los manzanos comienzan a salir (dependiendo del tipo específico) entre mediados del verano y finales del otoño.

Una vez tengas tus árboles bien sembrados, lo único que tienes que hacer es asegurarte de que se mantengan bien hidratados, darles una buena poda cada primavera y estar pendiente de que no agarren ningún tipo de plaga. El resto, déjaselo a la naturaleza.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.